Descargar CVpdf
María ha trabajado en teatro, cine, televisión y compañías de danza, durante más de 8 años. Es comprometida, trabajadora, creativa, disciplinada y dispuesta a conseguir todo lo que se proponga. Acaba de volver de Los Ángeles, donde trabajó en varios proyectos audiovisuales y recogió el premio a Mejor actriz por su papel como Violeta en “Sin Vida Propia” (Mejor webserie Vancouver Webfest 2014/ Mejor comedia extranjera Lawebfest 2014/Mejor guión en AustinWebfest 2014).

Si quieres saber más acerca de su formación y con quién ha trabajado, descárgate su CV.

biblio1
APRENDER A CONTAR
En “Aprender a contar” de María Albiñana oímos varias voces, y aquí la ambigüedad puede provenir de cómo todas ellas pueden ser la misma, más allá, lógicamente, de las partes dialogadas. Lo que más me atrae de esta pieza su sentido del humor. Un humor que transmite frescura en su escritura, un descaro en ciertas expresiones que lo hacen, además, crudamente generacional. Las referencias culturales a mundos culturales muchas veces entendidos como “sub” o “contra” presentan un panorama de criaturas mezcla de autocomplacencia y desgarro que aproximan mucho a un retrato nada tópico de una franja generacional joven. Un teatro que es necesario para comunicarse con sectores que normalmente no ven reflejados en los escenarios sus inquietudes, fantasmas o masturbaciones”. (Guillermo Heras.)

biblio2
RETALES DE VIDA

En “Retales de Vida” nos encontramos con una especie de diario de una chica (…) se pregunta si es buena o mala persona (…) está perdida (…) y no sabe. Esa desubicación, que tanto conocemos. Por vivirla o por haberla vivido. Esas palabras que nos llegan desde la sencillez y nos tocan. Y sentimos que no sabemos. Así empieza todo: con un llanto desesperado, que sólo es el primero de un millón de llantos, a lo mejor es que es verdad que el ser humano no puede ser feliz, que no ha sido concebido en absoluto para la felicidad. No sé, que queréis que os diga: yo a vosotros os veo bastante felices, con vuestros músculos flexores del cuello bien entrenados para mirar hacia otro lado. Hacéis bien, qué coño, total: la vida son dos días y uno con la regla, y además, si es que habéis llegado hasta aquí, os diré una cosa más: no hay de que preocuparse (…) nunca hay de que preocuparse.” (Alejandro Jornet.)